miércoles, 26 de noviembre de 2014

Sobre el subsidio a Trans y travestis

Voy a decir algo en serio... Y lo voy a decir como católico apostólico y romano... o como agnóstico optimista, si quieren...
Hoy apareció en todos los portales la información de que el Kirchnerismo quería darle las travestis mayores de no se cuantos años iban a recibir una pensión de ocho lucas... A priori ocho lucas me pareció demasiado... pero ese es otro tema... Resulta que finalmente, todo era una mentira, y en realidad se trataba de un proyecto de María Rachid y que la pensión era de 2.500 masomenos...
Pero, me importa poco y nada que sea una mentira... Ojalá hubiera sido cierto...
Una vecina macrista se me acercó a decirme que le parecía una barbaridad... Y ahí comprendí en toda su totalidad lo que significaba la medida: Molestaba que alguien cobrara una jubilación por "ser puto", por "ser trava", por "ser degenerado"... Lo que estaba detrás del reproche era: "encima que son anormales, les quieren pagar"...
Y pensé... ¿Por qué el Estado puede pagarle la jubilación a las amas de casa y no a las travestis? ¿Por qué puede pagarle a gente que nunca aportó pero a las travestis no? ¿Por qué puede hacerlo a prostitutas mujeres que vivieron y sufrieron toda la vida la explotación sexual y a travestis no?
¿Nadie se pone en el lugar del otro?
Nadie se prostituye porque quiere... Ni siquiera las travestis, aún con toda la pantomima de felicidad que hagan... Posiblemente, si pudieran trabajar de otra cosa lo harían y después podrían acostarse con quien se le cante el culo o el pito... Después de toda una vida de marginación -como las prostitutas- llega un momento que no tienen nada que hacer de su vida... Ni siquiera pueden seguir haciendo lo que siempre hicieron que fue vender su cuerpo al mejor postor... Están viejas, como los trapos... Y no hicieron jamás aportes, ni tuvieron obra social, ni estuvieron en blanco, ni nada... Llegan a viejas y no se las quiere coger nadie... las espera la miseria más profunda... Es la marginación de la marginación... La tristeza de la tristeza...
Un Estado debe estar presente justamente ahí... dónde nadie llega... para sostener a los que más sufren, a los postergados, a los humillados, a los sufrientes... a los pobres... ¿O quieren que la guita siga yendo para los ricos?
Nada me vincula al mundo de las travestis ni tampoco, como sabrán, me emocionan demasiado las cuestiones de género, excepto donde hay víctimas absolutas. Lo digo como heterosexual y como católico, (y aclaro desde donde digo esto no para desvincularme de nada sino para marcar una mayor contradicción legitimante todavía), Jesús se sentó a la mesa de los que más sufrieron, de los postergados, de los humillados, de los sufrientes... de los pobres... Ir a llorar a la Iglesia, y después escandalizarte porque el Estado sostiene a los sufren es quizás la mayor de las hipocresías... O quizás con esta Iglesia sea bastante coherente... pero no lo es con lo que enseñaba Jesús, que supuestamente es su Rabí...
Tené cuidado, vos que sos formal y cortés, también te puede pasar... No escondás la basura bajo la alfombra... Amen (ponele)

No hay comentarios:

Publicar un comentario